Queme calorías sin subir su presión

La hipertensión arterial afecta al 30% de la población mundial. En estos cuadros el ejercicio es recomendable como una medida no farmacológica destinada a disminuir los valores de esta enfermedad por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Sociedad Internacional de Hipertensión Arterial. Julio César Morales, asesor técnico deportivo y máster en fitness, indica que son adecuados tanto para el tratamiento y prevención de esta enfermedad. Sin embargo, hay ciertos cuidados que un paciente de esta índole debe tener en cuenta.

Frecuencia, duración e intensidad. Se debe "hacer ejercicios cardiovasculares de bajo impacto y un seguimiento de la presión, dos o tres veces a la semana", indica. Mientras que el ritmo del entrenamiento tiene que ir aumentando progresivamente; de lo contrario, puede causar complicaciones en su salud, como infarto cardíaco, accidentes cerebrovasculares e incluso insuficiencia renal. Por ejemplo, dice que "al cabo de cuatro semanas puede hacer 5 minutos más de las que hizo las primeras semanas, hasta llegar a los 40 a 45 minutos, que es donde se tiene que mantener".

Ejercicios para la saludEnfatiza en tres puntos: frecuencia, duración y intensidad. El primero  consiste en cuántas veces a la semana se debe hacer, lo recomendable es de 4 a 5 veces. Mientras que la duración se refiere al tiempo en horas, que en estos casos lo favorable es de 30 a 45 minutos máximo. Y, por último, la intensidad se refiere a los ejercicios, que no deben ser movimientos bruscos.

Cuidado con lo que consume. El experto señala que la sal es un alimento que debe salir de la dieta diaria, ya que tiene los elementos que estimulan una hormona en el riñón que se llama aldosterona. "La misma produce retención de líquido, cuyo proceso desemboca en el aumento de la presión arterial", dice el profesional.

Así también, enfatiza en evitar las grasas saturadas como los embutidos, jamones, chorizos, tocinetas, panchitos. Estas grasas se adhieren más en las paredes de las arterias y aumentan el riesgo de un infarto cardíaco. Pero eso sí, recomienda consumir las grasas vegetales, como la granola, el aceite de oliva, el girasol y el sésamo, además de los omega 3 y 6. Los primeros pueden encontrarlos en el pescado y los segundos en las anteriores grasas vegetales mencionadas, más el maní y la almendra.

La respiración puede evitar las complicaciones. Tener una mala respiración  aumenta la presión de los vasos sanguíneos y puede provocar dolor de cabeza. Además que esta operación evita que la sangre se ponga ácida, puesto que está faltando una buena eliminación de toxinas. Para ello instruye el profesional  tomar aire por la nariz y echar por la boca, sin contener la respiración, ya que este hecho es contraproducente.

Para finalizar, Morales describe la rutina en la que destaca los 5 minutos de calentamiento y después el ejercicio cardiovascular y para finalizar  un estiramiento. "Cuando se esté por terminar, hágalo lentamente", recomienda el profesional y deja tres tipos de ejercicio.

1 Bicicletas. Tanto la estática como la del aire libre sirven. En la primera tiene que regular el aparato a una intensidad moderada. Y si lo realiza en la segunda, trate de ir despacio.

2 Caminata. Tiene que ser una caminata moderada. Recién a la cuarta semana puede hacer una caminata vigorosa, que es lo más prudente y sano para no provocar una hipertensión.

3 Elípticas. En este aparato prevenga que no tenga alta intensidad. Asimismo, que no haya resistencia. El experto recomienda tener cuidando con la respiración.

Queme calorías sin subir su presión Queme calorías sin subir su presión Reviewed by Admin on jueves, marzo 14, 2013 Rating: 5

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.