El poder del perdón

Alguna vez le ha pasado que le dicen: “Perdóname, lo siento, no fue mi intención”. Y usted perdona, y ¿vuelven y repiten la misma falta, a tal punto que ya no les cree sus palabras?

Pues bien, este tipo de perdón tan solo es un acto automático aplicado por algunos.

Reflexiones para la vidaPero decir “perdóname” de corazón, después de haber realizado un acto de introspección y ante todo, de asumir la responsabilidad de sus actos y querer enmendar el dolor, es un acto de valientes.

También está perdonar; decir “sí, te perdono”. Eso le permite decirle adiós al resentimiento. Es recordar sin que duela.

Pero también hay un tipo de perdón igual de importante y que muchos olvidan: perdonarse a sí mismos.

No puede estar esperando solo que otro le ofrezca disculpas o que otro lo perdone; es necesario que usted se perdone por alguna situación que permitió o por el daño que alguna vez causó.

Cuando se perdona a sí mismo, se ama de nuevo y puede seguir sin esa gran carga. Recuerde que la persona que no perdona, que no ofrece perdón o que no se perdona a sí misma, irá por la vida con ese peso a cuestas, y cada vez que recuerde ese episodio o esa persona, dolerá. Lo mejor es sanar y seguir teniendo paz interior. Eso solo se consigue perdonando.

Beneficios

Cuando usted perdona va por la vida sin esa maleta pesada. Al contrario, siente que flota, ya nada duele, no se resiste a la realidad, simplemente deja ir a la persona y al acontecimiento, sin ningún tipo de rencor.

Al contrario, aproveche la situación para aprender y seguir su camino.

Tal y como lo explica el doctor Saúl Marín, “perdonar es el camino hacia la sanación, es tener la sabiduría y la paz interior, de ver las cosas desde otro punto de vista”.

Por eso invita a los lectores a dejar ir la dureza que se tenía contra una determinada persona, soltando el sentimiento negativo que abrigaba contra esa persona.

Tipos de perdón

El coach Jorge Eduardo Medina, estará dictando una conferencia junto al doctor y experto en temas psicológicos Saúl Marín, acerca del perdón y el poder del verbo, este fin de semana en el Edificio Tempo de Bucaramanga. Los profesionales abordarán el tema desde tres aspectos importantes:

1. Pedir perdón: Tiene que ver con asumir la responsabilidad de nuestras acciones. “Si sé que te he hecho algo mal, lo normal es decir perdóname”. Independiente de la respuesta del otro, me descargo, pues estoy actuando con honestidad, con sinceridad. De esta forma asumo la responsabilidad”.

2. “Te perdono”. Quien no sabe perdonar vive con resentimiento.

3. Me perdono a mí mismo. En este punto se requiere una revisión de autoconocimiento que mejora no solo la salud física sino mental. “Muchas veces tenemos síntomas de enfermedades como malestares estomacales, dolores de cabeza, de espalda, que no tienen una razón física, pues su raíz es de tipo emocional”. Es una somatización de la psiquis sobre el cuerpo y es importante entrar a revisar.

Consecuencias

Existen situaciones que pueden ser tortuosas desde el mismo momento en que fueron experimentadas. Una traición, por ejemplo, lastima demasiado.

Pero tal y como lo han dicho los expertos consultados, lastima mucho más si no se perdona.

El resentimiento, para el doctor Saúl Marín, es como un barco anclado en un puerto, que no puede avanzar.

“Es cargar un costal a nuestras espaldas sin darnos cuenta de ello; no me percato que el resentimiento no permite curarnos del pasado”, agrega.

Y la consecuencia más grave de un resentimiento es la cantidad de enfermedades que aparecen.

Marín explica que muchas enfermedades coronarias como los infartos, preinfartos, cánceres, están muy relacionados con el resentimiento.

A revisarse y a perdonar

1 Inicie un proceso de desarrollo de habilidades como la observación, la comprensión, la transformación y el amor consciente.

2 La meditación le permitirá observar el evento vivido. Con la luz del amor encendida permita transformar cualquier evento que lo haya lastimado.

3 Si es necesario busque acompañamiento profesional para liberarse de ese resentimiento y perdonar de verdad.

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

SAÚL MARÍN

Profesional en Servicios Psicológicos

¿Cómo perdonar de verdad, de corazón? El corazón no miente y es lo más sincero que tenemos, por ello perdonar de verdad, de corazón, es poner un nuevo comienzo a mi vida, colocar orden en mi interior, significa vivir en paz, con libertad, es comprender que detrás de todo el mal, hay un ser humano vulnerable y capaz de cambiar.

Es ver algunas de las cualidades que posee esa persona, ser compasivos con quien nos lastimó y entender que cada persona vive su propio proceso; esosignifica que el que perdona no exige nada a su agresor.

¿Cuándo no hemos perdonado, o solo lo hemos hecho de palabra? No hemos perdonado cuando vuelven a aparecer los sentimientos de enojo, dolor, es decir el resentimiento aparece, eso que nos vuelve a molestar ese síntoma es prueba que no hemos perdonado; aunque expresemos de palabra te perdono, no es suficiente.

¿Qué pasa cuando alguien nos dice “perdóname” pero nos cuesta perdonarlo? Esto demuestra que no hemos hecho un trabajo de sanación interior. Los síntomas nos ayudan a descubrir que no es fácil esta tarea, el dolor causado por las heridas que guardamos del pasado afecta nuestro organismo.

Lo primero que hay que hacer es comenzar a sanar, deshacer los nudos del pasado, y dejar de hacernos más daño a nosotros mismos, empezar a tratarnos para llegar a la causa del mal y hacer una transformación del evento vivido.

¿Cómo saber que es sincero un perdón o disculpa? Es sincero un perdón o disculpa cuando tomo consciencia, logro darme cuenta del mal que le generó a mi organismo, me responsabilizo de mis respuestas, acciones, palabras, cuando no vuelvo a sentir ese dolor, angustia, esa somatización.

El perdón debemos manifestarlo con actos que expresen la capacidad de escucha y de diálogo, la disponibilidad y la comprensión con el que nos ha ofendido.

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Es bueno

saberlo…

1 . No existe una fórmula mágica para lograr perdonar. Usted debe hacer un ejercicio de autoconocimieto y saber si ha perdonado de verdad o no. No existen fórmulas universales.

2 . Tal y como lo explica el coach Jorge Eduardo Medina, existen personas que ante las tensiones o situaciones fuertes de la vida consiguen un equilibrio y ponen su mente en orden meditando, nadando, subiéndose a una máquina en el gimnasio, practicando tai chi. Encuentre su técnica de introspección.

3 . Recuerde que una cosa muy diferente es decir perdóname como acto declarativo o lingüístico.

JORGE EDUARDO MEDINA

Coach ontológico

¿Cómo saber que estamos perdonando de verdad?

Son sensaciones personales, así como cuando sabes que quieres a alguien, que lo amas.

Cuando no has perdonado tienes una carga que se llama resentimiento, pero al perdonar esta ya no existe.

No es el olvido, es el recuerdo que ya no trae sufrimiento, ni dolor, ni rabia, porque ya ha terminado el resentimiento. Cuando perdonas de verdad hay recuerdo pero no hay dolor.

¿Qué tan cierta es esa frase “perdono pero no olvido”?

Perdonar no es olvidar. Incluso se convierte en un acto de prevención. Muy bien dicen que si tú me engañas y me traicionas maldito seas, pero si me engañas de nuevo y me traicionas de nuevo, maldito sea yo.

Te puede volver a ocurrir, pero has perdonado y ya no estás resentido.

Lo importante es que recuerdes pero con tranquilidad.

No podemos olvidar que el resentimiento es una amargura personal que te hace repetir una y otra vez el acontecimiento vivido; puede que la otra persona no se haya dado cuenta incluso que te lastimó y sigues recordando y sufriendo. Está enfermo el que no perdona.

BIBIANA CORTÁZAR cOACH

Perdonar es liberarnos de nuestro odio interior. La idea que nace es: como el otro me ha hecho daño, tengo derecho a “odiarlo”, entonces el corazón se vuelve prisionero del odio y del resentimiento, que podría decirse, es sentir y volver a sentir esa misma emoción que nos corroe poco a poco nuestra autoestima y nuestro valor personal.

Y como dice Louise Hay, el corazón se abre hacia adentro y lo abre el perdón.

Cuando digo en mis conferencias que “el perdón es egoísta”, gano la atención de muchos y luego completo: porque es más beneficioso para quien perdona que para el otro. El otro ni se entera de todo lo que se está sintiendo por él. Entonces, para perdonar de verdad debemos salirnos del patrón de la negación del no perdón, y sacar todos los viejos rencores por todo y para todos.

Cuando alguien o algo nos han faltado y han roto nuestra confianza, sumarle al dolor la ira por el no perdón es hacernos un mal mayor a nosotros mismos.

Un ejercicio para perdonar es visualizar al otro como un niño o una niña pequeña, que lo que ha hecho es equivocarse en relación con nosotros. De esta manera es más fácil conectarnos con el amor incondicional por nosotros y por el otro, que nos permite llegar a cambiar de actitud y llegar al perdón.

Visualiza a la persona que te generó dolor, envuélvelo con buenos deseos, y dile: te perdono, te libero, te dejo ir y contigo puedo irme yo también a un lugar mejor. Te deseo el bien, solo tengo cosas buenas ante ti, solo tienes cosas buenas ante mí. Realiza este ejercicio diariamente por dos semanas o cada vez que lo necesites.// Vanguardia (COM)

El poder del perdón El poder del perdón Reviewed by Reyqui Ch. on viernes, octubre 25, 2013 Rating: 5

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.