Cinco motivos para abandonar Israel

El 40% de los jóvenes está dispuesto a marcharse fuera del país, según las encuestas. Dato que contrasta con las frecuentes llamadas del primer ministro israelí a los judíos europeos a que emigren a Israel. El alto precio de la vida, la sensación de inseguridad permanente o la inexistencia de fronteras abiertas con los Estados vecinos son las principales causas de que algunos israelíes busquen establecerse en otros países.

Nadie sabe con certeza el número de israelíes que se han marchado de su país durante estos últimos años. La Oficina Central de Estadísticas de Israel no registra como emigrante a los ciudadanos que abandonan el territorio en el plazo de un año. Pero estas estancias de varios meses en el extranjero, sobre todo por parte de la generación más joven, suele convertirse en la semilla que germina en un momento posterior en forma de emigración definitiva.

IsraelTal es el caso de los muchos israelíes –mayoritariamente askenazíes (de origen centroeuropeo)– que han decidido trasladarse a ciudades como Berlín, de estilo cosmopolita, con una variada oferta cultural y ciertas similitudes con la principal urbe israelí, Tel Aviv. No existen cifras exactas, pero las autoridades calculan que entre 10.000 y 15.000 israelíes se han marchado definitivamente a la capital alemana atraídos, además, por un menor coste de la vida en comparación con los actuales precios en Israel.

Una mudanza que genera una cierta alarma en un amplio espectro de la sociedad, la cual señala a quienes deciden emigrar como traidores para la “causa sionista”. Según recogió el diario estadounidenseNew York Times a finales del año pasado, Aluf Benn, conocido editor del periódico progresista israelíHaaretz, llegó a parodiar con sarcasmo el contrasentido que representa para muchos israelíes que cualquiera de sus compatriotas emigre a Alemania: “¿La gente se muda donde Hitler diseñó la solución final y lo hace felizmente?”, escribió el editor. “El Holocausto es el pilar de mayor importancia de la educación israelí. Ir a Berlín es como: ‘¿Qué no han aprendido nada?’ Es el fracaso máximo del sionismo”.

Sin embargo, una generación más joven, con un desapego mayor respecto de los ideales fundacionales del Estado (que perciben como un acontecimiento ya lejano) y a sus instituciones históricas, siente un profundo abandono. El alto precio de la vivienda, el bajo salario medio de los funcionarios o los contratos precarios de muchos jóvenes generan que miles de ellos viren hacia el pragmatismo económico: “hay que pagar las facturas a fin de mes y si no puedo hacerlo aquí, me iré a otra parte”.

En el verano de 2011 miles de ellos acudieron a las multitudinarias manifestaciones que tuvieron lugar en Israel. Entonces casi medio millón de personas salieron a la calle exigiendo más justicia social, un mayor acceso a la vivienda o mejores servicios sociales. El tiempo demostró que el movimiento de indignados israelíes constituyó un fracaso. Con él aparecieron nuevos partidos como Yesh Atid (“Hay futuro”, en castellano), que en las últimas elecciones generales de enero de 2013 enarboló la bandera del cambio, pero que terminó formando parte de una coalición de gobierno que acabó defraudando nuevamente a gran parte de sus votantes.

Estos y otros acudirán de nuevo a las urnas el próximo 17 de marzo para elegir a quienes serán sus representantes. De acuerdo a una reciente encuesta realizada por el canal del Parlamento (Knéset), el 56% de ellos ejercerá su derecho a partir de variables socioeconómicas. Curiosamente las mismas que motivaron en 2011 la movilización de los indignados.

He aquí cinco razones por las que algunos israelíes deciden hacer las maletas y emigrar a otros países:

El alto coste de la vida. En diciembre del año pasado, el Histadrut, el principal sindicato israelí, logró aumentar hasta los 5.000 shequels (unos 1.150 euros al cambio actual) el salario mínimo para quienes trabajan en el sector privado con la esperanza de extender este incremento a los trabajadores del sector público. Sin embargo, en el último lustro el precio de compra de una vivienda en Israel se ha incrementado en un 55% y el del alquiler en un 30%, inasumible incluso para parte de la clase media. Para las familias con las rentas más bajas la situación empeora, dedicando entre un 30% y un 45 % de todos sus gastos al pago de la casa, lo que repercute en su poder adquisitivo para adquirir bienes básicos como alimentación, educación o medicinas.

Por otro lado, decenas de miles de israelíes jóvenes están convencidos de que nunca podrán llegar a comprarse un inmueble, por mucho que trabajen. Según la Oficina Central de Estadística, el 41%  de los ciudadanos del país tiene un descubierto permanente que ronda los 2.000 euros. La mayoría achaca esta situación al elevado coste de la vida, mientras constata cómo el Gobierno encabezado por el primer ministro, Benjamín Netanyahu, dedica gran parte del presupuesto anual a la partida de defensa y a la construcción de asentamientos en la Cisjordania ocupada.// Es Global (ORG)

Cinco motivos para abandonar Israel Cinco motivos para abandonar Israel Reviewed by Reyqui Ch. on jueves, marzo 12, 2015 Rating: 5

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.